La Intención es lo Que Cuenta

Blog Temático de Autor para TribuAmericas®

El pasado transcurrió esperando un futuro que no llega...

Silvia Meave Avila

En algún momento no muy lejano pensé que escribiría una serie de cuentos titulada “La Intención es lo que Cuenta”,  donde cabrían una serie de atrocidades que pasaban por mi cabecita loca mientras miraba los noticiarios de la televisión mexicana, que es donde con la dudosa objetividad de los gacetilleros, se crea y se recrea día a día, en una interminable telenovela gore, la falsa crónica del mundo allá afuera (de nuestro entorno).

Si la televisión fuera la ventana de mi oficina, tendría claro que se vive el apocalipsis en este mismo instante que tecleo y sin embargo yo no voy en tren ni en avión en mi accidentado viaje mental nada personal hacia las entrañas del enigmático reino (perdón, reconozco que hablo de la república democrática) de la virtualidad transnacional.

Si la televisión fuera la ventana de mi recámara, entendería que lo único que nos redime a los súbditos de la telecracia y su caótico infiernito es la intención de los protagonistas de los sucesivos sketches “informativos”, de salvar al planeta desde un escritorio hecho de maderas exoticas en vías de extinción y apoltronados en suaves sillones de la piel curtida con el sudor del de enfrente.

Oigo reiteradamente, desde que era niña, que México es un país con futuro, que el futuro es nuestro y hoy trabajamos para las generaciones futuras. El pasado transcurrió esperando el futuro donde se administraría la abundancia y los gringos reconocerían a los mexicanos como ciudadanos de primer mundo. Los gobernantes no nos contaron lo que realmente hicieron, sino lo que planeaban hacer, nos prometieron en technicolor y luego en transmisión digital, que algún día todo cambiará y en alguna vida próxima nos tocará ver los frutos de nuestro sacrificio presente y si no es así, entenderemos que la intención es lo que cuenta.

Por todo eso y en honor a los pro-hombres la historia futura yo coadyuvo a la consolidación de la patria virtual y transnacional, haciendo aquí mi modesta contribución en la creación de una nueva visión de la era contemporánea y, total, si no pasara nada y si nadie lo lee jamás y nadie se acuerda que yo existí, pues la intención es lo que cuenta.  ¿Qué... no?  ♥♥♥